domingo, 21 de agosto de 2011

Entrada 14: Receta para francotiradores

Hace un tiempo ya que tengo esta idea en la cabeza, y quiero compartirla. No no, la idea no es matar a alguien, sino como hacerlo con éxito. Antes de continuar, aclaro que esto es una mera sátira a la sociedad moderna, y que si alguien utiliza esta receta, no es mi culpa de ser un genio diabólico.

Hechas las aclaraciones recomendadas por los abogados, podemos proseguir. Así como siempre hemos querido revisar de punta a punta computadoras que no nos pertenecen, siempre hemos querido meterle un tiro a alguien (?). Para hacerlo, yo imagino que necesitaríamos algo así como:

  • Un rifle de francotirador, la verdad no importa cual, son todos iguales.
  • Guantes de látex, para no dejar huellas.
  • Un tanque, de 200 litros quizás, de material metálico, que resista las altas temperaturas.
  • Una sustancia para desintegrar cosas, que no derrita el tanque. Como la que mató a Terminator 2. (?)
  • Un edificio desde donde se vea el escenario en donde estará hablando el político.
  • Una bicicleta.
  • Pasajes de avión.
  • Ganas, energías, sed de venganza, y dinero. Y una sonrisa. (?)

Como habrán notado, la idea es matar al político en uno de sus actos. Antes que nada, hay que ver el día y la hora del acto. Entonces, sacas pasajes de avión para viajar ese mismo día, pero unas horas después (por todas las demoras que se dan en el aeropuerto). Luego, conseguir un edificio desde donde se vea el acto del político. En lo posible que no sea el de la residencia del asesino. Es más, si es un edificio en construcción o abandonado, mejor. Allí hay que llevar el tanque de 200 litros, con una sustancia que pueda fundir un rifle de francotirador y otras pruebas incriminatorias, pero que no derrita el tanque, así que tendría que ser una sustancia inteligente. Seguramente ya ha sido desarrollada (?).

Y hay que conseguir el rifle, parte importante, sin él, no hay asesinato. También la bicicleta. Es un buen vehículo para huir porque es rápido y chico. Se supone que habrá conmoción por el asesinato, y con una bicicleta será fácil huir (pero también puede ser una moto). Lo de los guantes es más que obvio.

Veamos ahora. Es domingo, entonces pudiste meterte el día anterior a dejar el tanque con la sustancia caliente derretidora (?) y el rifle todo armado. ¿Porque? No se (?). Ya compraste los pasajes. El día domingo, te levantas, metes los pasajes en una mochila con algo de equipaje, te pones los guantes, y salís en la bici hacía el edificio. Empieza el acto y el político está hablando, "bla, bla, bla". Entonces... ¡PUM! Un balazo. Todos corren, nadie entiende. Apenas disparaste, tomas el rifle y lo tiras al tanque para que se derrita. Ni te quedas a ver la derretición (?), lo tiras y te vas. Hay que deshacerse de los guantes también, sacatelos afuera, para no dejar huellas. Tiralo en un basurero, se buen ciudadano (?). Toma tu bicicleta, con la mochila (y los pasajes dentro) y andate hasta el aeropuerto. Llegas, haces todos los procedimientos, y andate del país a cualquier destino.

Oh, la impunidad. Desde ya, es muy caro realizar esto, y difícil. Somos una raza de vagos. Pero seguro que Lee Harvey Oswald estaría orgulloso de leer esto. Pero lo repito, por el amor de Dios, ¡no lo hagan! Bah, si lo hacen, ¡no me relacionen, putos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario