martes, 4 de octubre de 2011

Entrada 21: Aprendiendo por amor

Hola, que tal. Hace unos días a comenzado octubre, y debido a falta de tiempo, quizás he dejado un poquito abandonado este proyecto. Pero lo controlo todos los días, eh. Pero fuera de estas idioteces justificativas, todo sigue parecido por estos lados. Entre trabajo, estudio y tiempo libre, siempre consigo bastante tiempo para pensar y desarrollar mis brillantes conceptos poco explicables.

Dicen que no pasa un día que en que se aprenda algo nuevo. Por lo general, la mayoría de las cosas son totalmente inútiles, y no servirán para la vida. ¿Para que aprendemos? Para impresionar. "Si si, esto, esto, y lo otro también, porque allá es arriba y ese botón lo activa", mientras que el humano oyente de turno queda impactado, aunque a veces se ríe por dentro porque sabe la boludez que escucha.

Saber mucho, arma de doble filo. Entender todo puede ser contraproducente. Dicen que la ignorancia es una bendición. Que saber tanto causa infelicidad. Que no enterarse o no conocer es mejor, ya que te hace obviar cosas que dañan. La ignorancia es una bendición, si, si lo es, en algunos casos si lo es. ¿Quién no es feliz sin saber cuando explotará la heladera? ¿Quién no es feliz sin saber cuando lo encontrará la policía? ¿Quién no es feliz sin saber que esa muchacha especial no siente lo mismo que vos? ¿Quién no es feliz sabiendo que ese liquido naranja que te bañará en instantes no es Fanta, sino que es lava? Y está bastante caliente en esta ocasión, ya que la sensación térmica es bastante alta.

Entonces, ¿es bueno aprender? Es bueno aprender algunas cosas. Como todo en la vida. Nunca el 100% de algo será bueno. Porque verán, Dios es malvado. Bueno, no se si malvado, pero tiene un sentido del humor particular. Y si a eso le sumamos la omnipresencia... Ay, se complica la cosa. Nada nunca será perfecto. Nunca, nunca, nunca. Entenderemos primero porque caía lava del cielo y porque la confundimos inicialmente con Fanta. Pero nunca comprenderemos porque la vida debe complicarse tanto. Existen manuales para todo, ¿no hay uno para esto? Ese sería un buen regalo. No, no una vida, estimado estúpido (?), sino el manual para la que ya tengo. Si, está un tanto rota, pero creo que todavía sirve.

Igual, se que la vida no es perfecta, así que posiblemente no obtenga lo que quiero. Aunque quizás, si intento un poco más... Mientras no me regalen un pisapapeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario