lunes, 24 de octubre de 2011

Entrada 24: Teorema de las apariencias

En estas épocas modernas, se le da mucha importancia al aspecto. No es por nada, por es la única explicación al hecho de que Brad Pitt tenga más mujeres y más dinero que Jairo Patiño. El aspecto, verán, es lo que importa. Luego, si hay tiempo y quedan fluidos, habrá tiempo para la personalidad. Generalmente no quedan energías para averiguar el estado de la cuenta bancaria, por lo que ese es un detalle que al día de hoy no tiene importancia.

¿Esto es justo? Depende. Si sos una persona que está dentro de los parámetros aceptados de belleza, esto es justicia. Si en cambio, tus rasgos faciales se asemejan a un pez, posiblemente la vida te parezca injusta y tengas fervientes deseos de dedicar lo que queda de tu vida a ser cartero. Por eso, todo es cuestión de la actitud con la que afrontas la situación. Personalidad. Ya dijimos que esto no será tenido en cuenta, es solamente para vos, para que no te sientas mal por tu monstruosa apariencia.

Espalda derecha, mentón alto, mirada fija. No hay forma de hacerte ver bien. ¿Como te hace sentir? ¿Acaso no te importa lo que digo? Vamos bien.

¿Cual es el objetivo? Superar la barrera de tu fealdad y hacerla pasar por alto, para llegar a la parte de la personalidad. Es difícil, porque si pusieron atención notarán que puse que se llega a esta etapa luego de la parte esa del aspecto. Entonces, tu personalidad debe ser arrolladora. Vas a tener que ir por la vida con con una mirada desafiante, una forma de caminar ostentosa, unos movimientos de bailarín de música disco. Vas a tener que imponerte en cada conversación, y quedarte en pelotas en el 14% de las disputas verbales, para demostrar tu seguridad. A eso le podrías sumar un peinado interesante, ropa limpia y no barata. Lentes de sol, ya que te harán lucir como un pelotudo.

La barba. La barba impone muchas cosas. Hay muchos tipos de ellas. Las hay a lo Bin Laden (mucha y larga), de leñador (toda la cara, frondosa), de aprendiz de leñador (toda la cara, no tan frondosa, como la mía). Luego vienen las otras mariconeadas, candado, moderna, chistosa (?) o a lo Dalí. Y etcétera. Podes usar la que quieras. Incluso, hay gente que opta por no usar... generalmente estos tiene menos de 11 años. Como sea, usa tu imaginación, pero no te excedas. Dios usó su imaginación para crearte, se excedió, y por eso estás leyendo esto, adefesio.

Continuando, si es que podemos... Si, todo esto, sumalo, multiplicalo, adoptalo. Conservalo. Después me cuentan. Aclaro que este post nunca fue para aconsejar, fue solo algo que se me ocurrió, y quiero probarlo con humanos, ya que los animales cogen por coger. No soy científico, pero tengo imaginación. Y no voy a dudar en usarla, hijos de puta. Estoy dolido y dolorido. Tengo muchas cosas para hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario