sábado, 26 de noviembre de 2011

Entrada 27: Nacido para ser Martínez Gullota

Algunos nacen con estrellas, otros estrellados. Algo indudable. Por ejemplo, algunos no tienen ni ganas de hacer una digna imagen para un post, cof (?). Pero los que tienen estrellas podrán justificarlo todo, porque el verso es, efectivamente, un talento. Si sos Martínez Gullota, además de no tener manos y ser amanerado (?), sos una cosa... así, hecha así nomas, rústica... y si, caso cerrado.

Este fallado arquero, que nunca se afianzó en Racing y en los otros clubes, no es un ejemplo absoluto de nada. Pero no todos tienen talento para lo que hacen. Una lástima, cosas de este mundo. Punto a favor de la muerte (?). Muchas personas ven como su vida se desperdicia haciendo cosas que no son del agrado de uno. ¿Y porque no hacen nada al respecto?, dirá usted. Imbécil, como se nota que usted todavía es joven, o tiene estrellas y no sabe lo que es deambular por la vida. Lo invito a ser mi amigo.

Pero son cosas que pasan. No todo sale como uno lo planea. Si fuera así, Hitler hubiera conquistado la Unión Soviética y yo estaría en pareja. No, no son cosas comparables, no estoy comparando a nadie con el frío ruso, y yo tampoco soy Hitler, ya que mi vello facial está presente en toda la cara. Y yo no odio a algunos pueblos en particular, yo los odio a todos por existir. Eso me hace una buena persona. O sea... sacando el odio, pero no es particular, o sea, se entiende, tenganme paciencia, soy un estrellado...

Acá va el cuarto párrafo, pero por autorespeto, lo voy a saltear.

Es increíble las cosas que se logran con talento, dedicación y esfuerzo. Bah, aunque sea con un 66% de esas cosas se consiguen los objetivos. Pero no siempre, y soy la prueba del fracaso a pesar de la insistencia. Pero eso, señores míos, es historia para otro día, aunque ya la he contado muchas veces... Que bien hice en saltear ese cuarto párrafo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario