miércoles, 28 de diciembre de 2011

Entrada 30: Fin de año

¿Este iba a ser un post resumen de fin de año? Hay un problema. Me acuerdo de muy poco. La verdad, necesitaría de algunos días para hacer un buen resumen. ¿Ya dije resumen? ¿Tiene sinónimos esa palabra? Mira como se me complica la vida. ¿Resumen de fin de año? La poronga (?). Cambio de idea.

En esta época... es difícil explicarlo. Todos estamos distintos, sensibles, cansados. Y cuando eso pasa, bebemos. ¿Y que pasa cuando bebemos? Siiiiiiiiiii, hacemos boludeces. Y seamos realistas, en esta época se bebe más de lo normal. ¿Resultado? Magia. Ebriedades mágicas, a eso me refiero. Uno ve cosas bizarras, increíbles, chocolates, camellos e incenso, todo en una misma escena, perfectamente combinadas, pero llamativamente perturbador luego de un par de horas. Si, funciona a muchos niveles.

Época de promesas, de deseos, y de esas cosas que no se cumplirán. Vamos. "Si, voy a bajar 20 kilos" dicen todos, con el turrón bañado en chocolate en la mano. "Si, no voy a hacer más idioteces" dicen otros, y a los 170 minutos (?) se están apretando a la hermana del mejor amigo. Hay muchas promesas ridículas más, como "voy a conseguir un trabajo mejor", "voy a establecerme en la vida", "voy a afeitarme" o "voy a ascender a Primera División", una variedad gigantesca. Y las formas en que se rápidamente se rompen, simplemente... no, perdón, me emocioné (?), es demasiado... bueno, sigamos...

No se, yo no prometeré nada, solo esperaré por un 2012 mejor, simplemente levantaré mi copa... bueno, mi vasito de plástico... y pediré eso... porque pedir es más fácil que prometer. Seamos realistas, hay que saber que palabras utilizar. Pero seamos buenos en la vida (?). Fuera de eso, les deseo un feliz lo que sea, o no, según lo que ustedes quieran, trataré de mantener más este espacio, y ahora si, cerramos con un hit musical digno, a la altura de las circunstancias:


Succès, giles. (?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario