domingo, 1 de enero de 2012

Entrada 33: Berbatov en General Acha

"Año nuevo, vida nueva, ¿para que?" se preguntaba la vieja concheta de aquel barrio adinerado. Y es que algunos no tienen la capacidad de superar el miedo a los cambios, pero dicen que otros si. La siguiente historia comenzó con cierto talentoso pero complicado delantero nacido en Bulgaria, quién contaba con pocos minutos en su club. Cuando llegó el final de la temporada, Berbatov (nombre -o apellido, no importa- del protagonista de esta historia) decidió tomarse unas merecidas vacaciones. Si, es cierto que jugó poco, pero todos los trabajadores tienen derecho a las vacaciones (?).

Berbatov estaba cansado del lujo y de la banalidad de Montecarlo, Ibiza, Nueva York, París y Corea del Norte (?), así que decidió cambiar el destino. Convenció a su mujer de probar algo nuevo, no sin antes firmar un cheque por 10.000 euros. Una vez acordado, Berbatov tomó un globo terráqueo de oro puro para elegir su destino, lo giró con mucha fuerza (no toda su fuerza) y clavó un cuchillo en lo que sería su destino. Y el ganador fue... General Acha, provincia de La Pampa, República Argentina. Hermoso destino exótico... Berbatov sonrió.

Pasaje en mano, Berbatov se sumergió en la aventura. Luego de varias idas y vueltas y más (?), llegó a destino, el desierto pampeano. Un hospedaje a 5 kilómetros de General Acha sería su lugar de descanso, para cuando hubieran terminado de recorrer toda la ciudad... eh, el pueblo. Tras 20 minutos, ya no quedaba nada para ver (?), así que para allá fueron. El hospedaje era pintoresco, bien cuidado y con modernas ventanas traídas de la urbe que filtraban mucha arena. Una señora estaba a cargo del lugar, decía que era la dueña, aunque su femeneidad estaba en duda, no porque fuera masculina, sino porque nació masculina, pero no hay que juzgar, hay que vivir... Se llamaba Muriel.

Cinco días y cuatro noches muy tranquilas vivieron Berbatov y señora, demasiado flaca para mi gusto (?). Pero la quinta noche... Esa noche, todos los inquilinos abandonaron el hospedaje porque terminaba la quincena, y al día siguiente llegarían nuevos turistas, pero Berbatov tenía reservado para un día más. Pero tuvo la mala suerte de que su señora no se sentía muy bien esa noche... pero el no quería ver esas cosas (?), así que bajó abajo (?) a beber algo. Muriel personalmente lo atendió. Dicen que Berbatov gastó 2.000 euros en bebidas, y eso que le hicieron precio. Muriel también tomó algunas copas... no 2.000 billeter (?), pero como dueña, no se hacía drama en mojar su bigote con alcohol. Bueno, trago va, trago viene... ustedes saben... DE REPENTE UN INCENDIO EN LA COCINA que fue rápidamente apagado sin intervenciones de los bomberos.

No hay muchos detalles sobre lo que paso, pero por toda La Pampa y sur de Buenos Aires corren historias. Muchas. La cuestión es que en todas hay un final feliz (?). Pero la cuestión es que terminaron las vacaciones, y Berbatov debía volver a Manchester. Cuando regresó nadie entendía nada, se lo notaba revitalizado, empezó a jugar mucho mejor que antes, con más estado físico, mejoró en todo aspecto de su juego y de su personalidad... Se convirtió en ídolo y figura, por muchos años, dicen que será presidente de Bulgaria algún día, o entrenador de la Selección, no se, no presté tanta atención (?). En Inglaterra siempre estuvieron confundidos respecto a lo que pasó, y no quisieron averiguar mucho. Pero ellos no saben que las historias que corren por las pampas argentinas hablan de inyecciones que recibió Berbatov por parte de cierta dueña de cierto hospedaje...

Este es un texto aprobado por el gobierno de la provincia de La Pampa. Visite La Pampa, muchos parajes con inyecciones locas, locas (?). La Pampa 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario