lunes, 23 de enero de 2012

Entrada 38: ¿Y donde queda la inspiración?

¿Y que pasa si no estás inspirado para hacer lo que haces? (?). Cuando no sale nada. Bah, en realidad, salen cosas, pero de mala calidad. Y uno no puede andar sacando cosas malas, al menos que seas descendiente de orientales (?). ¿Que podemos hacer? Este es el caso en el que me encuentro, no me sale algo grande. Si, alguna línea divertida, graciosa, original, cada seis meses (?), no es suficiente para armar una entrada. ¿Y que puedo hacer? Miro al cielo. Las nubes. Tienen forma. ¿Podré utilizar eso? Miro alrededor, las caras de las personas, sus ropas, su manera de caminar... No se... Ah, ahí viene mi dealer. Ahora será distinta la cosa (?).

O sea, ¿que hacían los genios cuando no estaban inspirados? ¿Cuando no estaban en sus días? Yo creo que las leyes deberían contemplar un permitido para estas ocasiones. ¿Que cosa? Romper las reglas que uno quiera dentro de un margen de algunas horas. Todo en nombre de la cultura. Es sentido común. Si en nombre de la cultura están atacando la Internet, ¿porque no aplicar mi idea? Ah, ¿es por dinero? Bueno, de alguna manera deberían habilitarnos estos permitidos, hijos de puta (?).

¿Pero porque debo inspirarme? ¿Para hacer que? Para escribir, si, ¿pero escribir que? Lo que yo quiera. Entonces no debería ser tan difícil. Pero lo es. Porque se puede escribir sobre cualquier cosa, pero que sea de mala calidad, como las novelas argentinas. O se puede escribir sobre cualquier cosa, que sea de mala calidad, pero con megaproducciones detrás que hacen que no nos demos cuenta de la pésima calidad del producto, como las novelas brasileras. Estos malditos (?), son vecinos nuestros, pero nos sacan ventaja en el 96,089% de las cosas. No se como, deben tener algo, para mi que tienen alguna sustancia secreta que le dan a los bebes. No creo que sea educación ni planificación ni ninguna boludez por el estilo (?). ¡SEGURO QUE SON DROGAS!

Pero no caigamos en hablar de las sustancias misteriosas de países vecinos, seamos buenasleches (?). Apostemos por cosas buenas, como el Blackjack. Los otros son bastante más difíciles. En realidad, ir a un casino con la esperanza de ganar es lo mismo que salir de noche con la esperanza de levantarse una mina. No, paren todo... Es más probable el jackpot casinero (?). ¡Pero que no decaiga! La esperanza es lo último que se pierde, ¿que nos cuesta invitar a salir a alguien? ¿Que nos cuesta? ¿¡COMO QUE NOS CUESTA!? ¡Un horror! ¡Eso cuesta, cuesta todo, los altos precios de invitar a salir a alguien! Juntar el valor para hacerlo, el miedo al rechazo, ¿y si acepta?, ¿a donde vamos?, ¿que hacemos?, ¿que me pongo?, ¡uuuuuuh! ¡Es demasiado para un solo hombre! Exijo que la Nación evalúa la creación de un ministerio para este tipo de asuntos, no son menores, y requieren ayuda. Incluso no sería mal visto un subsidio. Porque la verdad, es muy cierto que es más sencillo ganar en un casino... Pero si la pelotita no cae en el número que elegimos... podemos pasarla mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario