martes, 6 de marzo de 2012

Entrada 42: Adolescencia

Épocas horribles, oscuras, tenebrosas y llenas de cosas que antes no estaban. La adolescencia. El traumático paso de la niñez a la adultez. Dicen que empieza a los 13 y termina a los 18, aunque hoy en día quizás empiece antes y, totalmente convencido de esto, termina más tarde. Depende los casos, pero van desde los 20 hasta los 44 años en los casos más pajeros (?).

Estos chicos con delirios de grandeza, de ser grandes, el alcohol es un tesoro para ellos, muchas veces difícil de conseguir. Tenerlo en sus manos es orgásmico. El sexo es un misterio interesante de descifrar (a diferencia del resto de la vida, cof cof). Y además tratan de parecerse a Justin Biebes, para poder levantarse fanáticas. Y las chicas están desesperadas por usar escotes. ¡Y LA NOCHE! Desesperados por quedarse despiertos hasta tarde, y ni te cuento salir. Y volvemos al tema del alcohol. Goce. Para ellos lo es. No los entiendo. Ya estoy viejo.

Tampoco caigamos con todo el peso de la ley (?) en contra de estos casi seres humanos. Nosotros tenemos la culpa, bah, algo de ella. Es por dejarlos libres, andar por ahí con libertad. Quizás si los encerráramos... pero no, los derechos humanos, y eso y lo otro y bla bla bla. En fin, ¡son libres! ¡Vayan por la vida con su acné y sus deseos de explorar! Que bien la pasan. La mayor parte del tiempo. O sea, solo tenemos que sacar la escuela, los padres y las responsabilidades, eso deja los 17 mejores minutos de la vida (?). Oh si (?).

También tienen unas crisis emocionales que mejor ni te cuento. Esos cambios de humor que van de 0 a 100 km/h en 7 segundos (?). Sobre todo las damiselas (?), que lo logran en 4,7 segundos. Pero sacando todo lo mencionado, que es el 95% del tiempo (?), no está tan mal. Es más tranquilo. Bueno, no, pero en comparación con la adultez, si. El trabajo, las responsabilidades, esas boludeces (?) son estresantes. En cambio, al adolescente no le importa nada, porque no entiende nada más allá de su maquillaje y de su camisa favorita, y eso es admirable... Ok, no, no hay forma, no hay nada bueno en ser adolescente, es una edad odiable, una vez que la superas te das cuenta que es un culo. Uno de esos feos, sin forma y con muchos pozos y trampas mortales (?). No se puede ser adolescente y ser feliz, como no se puede ser Putin sin ser gobernante de Rusia (?). Y ni vale la pena entenderlos, mejor es aprenderse de memoria los cientos de equipos que juegan el Torneo del Interior... Por lo menos eso te hará ver más interesante, o menos degenerado... Me han dicho. (?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario