miércoles, 20 de junio de 2012

Entrada 54: Paisaje

Por la ventana observás todo lo que pasa y ves eso. Una fila interminable de vehículos, ruido, caos y apuro por llegar a ningún lugar. Y sos parte de eso, lo sabés, no te gusta, pero acá eso no importa. Y te imaginás en un lugar mejor, en vida eh (?), ¿y donde?

Cerraste los ojos un momento y lo imaginaste.

Un hermoso paisaje lleno de verde. El verde es vida, color hermoso siempre y cuando no esté en tu plato (?). Es una mañana cálida de 20° graditos, no hay nubes en el cielo y sopla una brisa cargada de aire puro. Lo capturás en tus pulmones. Estás en una hermosa casa en un adorable pueblo que igualmente no está alejado de la civilización. Distancias perfectas, todo geométricamente calculado. La calle de tierra, infaltable, parece pedir a gritos que nunca pase el asfalto por encima suyo.

Levantas la cabeza y hay una montaña, el paisaje parece perfecto. Se escuchan pájaros cantar, un volumen perfecto, se oyen pero no molestan. Todo es muy tranquilo. Cerrás los ojos y sentís la tranquilidad de ese pueblo. Aparece de adentro de la casa el amor de tu vida, se acerca, se apoya sobre tu hombro y te sonríe, y te dice dulcemente "te quiero". Que bien estás, que bien.

Y de la nada, abrís los ojos. Estás en tu laburo, en un kiosko en pleno centro de una de las ciudades más grandes del país, en horario pico. Estás solo y tu viaje hizo que se te llene el local. Hay más o menos 30 personas apuradas que desean ser atendidas. El desafío está aceptado. Uno por uno atenderás. Cada vez falta menos para volver a esa hermosa casa de campo...

PD: "Yo soy Gildaaaaaaaaaaa". Las otras versiones corren. (?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario