viernes, 22 de junio de 2012

Entrada 56: D10S

Todo se ha escrito de Él. Todo. Yo no puedo sumar mucho más. Pero hoy se cumple un nuevo aniversario de aquel mítico partido ante Inglaterra por los cuartos de final del Mundial del 86. Ese día en que Diego Armando Maradona se recibió de Dios. Nuestro Dios. Un tipo que genera amor y odio en proporciones indescriptibles. En un país donde el fútbol es todo, Él fue el número uno. Dirán mil nombres, pero lo que genera Maradona es único. No se porque, no puedo explicarlo porque caigo en ese lugar común de tenerlo en lo más alto. Ojalá lo superen, porque eso significará que Argentina regresó a la cima y recuperó la gloria. Seguramente de la mano de Messi lo haremos. Confío en él. Pero por favor, no comparemos...



"Balón para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota, Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Puede tocar para Burruchaga... Siempre Maradona. ¡Genio, genio, genio! Ta, ta, ta, ta, ta ... ¡Gooooooool gooooooool! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo, viva el fútbol, golaaaazo! ¡Diegoooool Maradona! Es para llorar, perdónenme, Maradona en un recorrido memorable, en la jugada de todos los tiempos, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés?, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina. Argentina 2 - Inglaterra 0. ¡Diegol, Diegol!, Diego Armando Maradona, gracias, Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 - Inglaterra 0."

No hay comentarios:

Publicar un comentario