jueves, 5 de junio de 2014

Entrada 160: Sueño

Este sueño fue real, y lo quiero escribir para no olvidarlo jamás.

-¿Hola má?
-Hola Juan, ¿como andás?
-Todo bien, ¿vos?
-Si, todo tranqui por suerte.
-Me hice un tiempo para llamarte, no sabes lo enquilombado que estuve en este tiempo.
-Si, me enteré, no te quería molestar.
-Siempre me molestas má.
-Hacete el vivo.
-¿Como va todo?
-Muy bien por suerte, está todo muy tranquilo por acá.
-Te extraño má. Las chicas y el pá también.
-Yo también.
-¿Porque te fuiste?
-No quedó otra.
-Te prometo que me voy a hacer tiempo como sea para ir a visitarte.
-No hay problema. Quedate tranquilo. Ya se que vas a venir, pero no te apures.

Ahí me desperté. Llorando. Incontrolable. Mi vieja falleció hace más de un año. Y no hay nada que pueda hacer más que recordarla todo el tiempo y soñar con ella. Y llorar. Y putear a Dios. Básicamente, no queda más que bancarmelá. Y así estamos, hace más de un año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario