viernes, 4 de julio de 2014

Entrada 163: Sanguches violetas

-Quiero regalarte estos apetecibles sanguches de miga que me sobraron de una reunión.
-Ah, mirá, que gesto. Gracias.
-De nada.
-Che, los sanguches están violetas.
-No.
-Si, mirá, completamente violetas.
-Están apenas violetas.
-Son todo violeta.
-Tienen cebolla de verdeo.
-No, no es cebolla de verdeo, esto es una especie de cosa podrida o algo así.
-¿Como te voy a regalar yo algo podrido?
-No se, vos decime.
-Estás exagerando.
-No estoy exagerando, nomas que no quiero algo que está violeta cuando no debería ser violeta.
-Ah, ¿vos te referís a que están medios violetas? No, si, ja, es que son de una fábrica nueva que los pinta con colorantes o algo así.
-¿Si?
-Si, obvio, en la reunión comimos los naranjas y los verdes.
-¿Y porque no los violetas?
-No se. Comelos.
-Bueno. Tienen como un gusto raro.
-Si, ¡es el sabor de la muerte!
-¿Que?
-¡Es el sabor de la muerte!
-Si, te escuché, ¿que quiere decir?
-¡Que es el sabor de la muerte! Lo violeta es porque está envenenado.
-¿Ah?
-Un veneno demasiado mortal.
-¿Como?
-Un veneno diabólico.
-¿Porque lo hiciste?
-Porque me cagaste la mina el otro día.
-La mina no te dio bola y me buscó a mi, te pregunté y dijiste que no había drama.
-¡Mentí!
-¡Pero no había necesidad de envenenarme!
-¡Si la había!
-No, no es cierto.
-Bueno, tarde.
-¿Y como hago ahora?
-Tenes dos opciones, relajarte y disfrutar tus últimos instantes de vida, o luchar conmigo por el antídoto, aunque ya estás debilitado.
-¿Y si vomito?
-¿Que?
-Que que pasa si vomito.
-No, no vomites.
-¿Porque?
-Es asqueroso.
-¿Aja?
-Si.
-¿Por eso no tengo que vomitar?
-Claro.
-¿No por algo más?
-No.
-¿No será que si vomito elimino el veneno?
-No.
-¿No?
-Bueno, si, arrunaría mi plan de matarte.
-¿Ah si?
-Si, estás vomitando el veneno. No vomites. Muere.
-Ay, que mal la pensaste.
-No vomites.
-Te voy a vomitar encima.
-No, en serio.
-No voy a comer nunca más nada que me des... luego de vomitarte violeta.
-Carajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario